miércoles, 14 de septiembre de 2016

El día que el cielo se caiga


Título: El día que el cielo se caiga
Título original: El día que el cielo se caiga
Autor: Megan Maxwell
Editorial: Esencia. Planeta
Serie: Autoconclusivo
Número de páginas: 410


Sinopsis:

Alba y Nacho se conocen desde que eran niños. La conexión entre ellos es muy especial y aumenta con el paso de los años, hasta que ella se casa y, obligada por su marido, se distancia de él. Nacho se marcha a Londres. Allí encontrará al amor de su vida, a quien luego perderá a causa de una desconocida enfermedad. Alba, que no sabe lo mal que lo está pasando su amigo, acude a él tras su fracaso matrimonial. Su reencuentro crea una unión irrompible, pero al cabo de poco tiempo ella descubre que Nacho también está enfermo. En su afán por ayudarlo a luchar contra lo que parece inevitable, Alba conocerá a Víctor. Y lo que en un principio no son más que encuentros fortuitos, se acaba convirtiendo en un amor incondicional que le permitirá superar sus miedos e inseguridades. Esta novela hará que te cuestiones varias cosas: ¿por qué el destino es capaz de hacernos encontrar a nuestra media naranja en el peor momento de nuestra vida? ¿Por qué siempre decimos que se mueren los buenos y los malos se quedan aquí para fastidiarnos? Si quieres conocer el desenlace de esta tierna, emotiva y dura historia de amor y amistad, no te pierdas El día que el cielo se caiga.


Autora:
Megan Maxwell es una reconocida y prolífica escritora de género romántico. De madre española y padre americano, ha publicado novelas como Te lo dije (2009), Diario de una chirli (2009), Deseo concedido (2010), Fue un beso tonto (2010), Te esperaré toda mi vida (2011), Niyomismalosé (2011), Casi una novela (2011) y Las ranas también se enamoran (2011), además de relatos y cuentos en antologías colectivas. Ha ganado el Premio Internacional de Novela Romántica Seseña 2010 y el Premio Dama 2010 de Clubromantica.com, entre otros.


—¿Qué os dan a las chicas en el baño para que siempre haya cola para entrar?


Esta novela me la recomendó la propia autora cuando fui a la feria del libro de Madrid, es cierto que fue hace mucho tiempo pero ha sido ahora cuando he tenido tiempo y ganas de leerlo. 



—Brindemos porque, estemos donde estemos, la magia de nuestro recuerdo siempre nos haga sonreír. 


La historia comienza con dos niños, Alba y Nacho. Alba vive en el bloque donde vive la abuela de Nacho pero al morir los padres de este, tanto Nacho como sus hermanos Lena y Luis se van a vivir con su abuela Remedios, ese día Alba y Nacho se prometieron estar juntos y ser mejores amigos siempre. 



—«Recordar es fácil para quien tiene memoria…».
—«…Olvidar es difícil para quien tiene corazón»— acabó Nacho. 


Años después y parejas más tarde seguían tan juntos como siempre, muy cómplices, se entendían a la perfección sin siquiera hablar. Nacho es más bueno en los estudios y en los idiomas sin embargo Alba es suspendedora nata y decide dejar los estudios y ponerse a trabajar pese a la negativa de sus padres José y Teresa. 



—Monito, ni todos los guapos son idiotas, ni los feos simpáticos. 


Ya que Nacho y sus hermanos eran huérfanos, la familia de Alba se convirtió en su nueva familia, Teresa era ‘mamá’, José ‘papá’ y la abuela Blanca era ‘abuela’. Eran todos una gran familia unida por el cariño y el afecto y no por la sangre. 


—Precisamente porque tengo edad para darme cuenta de las cosas lo llamo papá. Y ¿sabes por qué? Porque, como él siempre ha dicho, la sangre te hace pariente, pero sólo la lealtad y el amor te hacen familia. Siento que tú no pienses así.


Cuando compré el libro traía de regalo un paquete de pañuelos, con eso os digo todo. Lena es la que da más problemas aún siendo la pequeña, no se junta con buena gente y rápidamente se engancha a algunas drogas, contesta mal a su familia y pierde el respeto por todos, ese es el primer gran palo pero no el único. Nacho se irá a Londres a vivir para perfeccionar su inglés, Alba le echa muchísimo de menos y cuando viene pasan mucho tiempo juntos pero todo cambia cuando Alba conoce a Sergio, un compañero de Luis en el cuerpo de bomberos. Ella cae rendida y pese a que Nacho le repetirá mil veces que lo va a pasar mal ella no da su brazo a torcer y cada vez sus visitas son mas cortas, apenas se ven, no se hablan… y todo por los celos de Sergio. 

—Habrá que pedirle a Dios que nos cuide a Nacho — comentó. 
—Más que pedírselo a Dios, mejor lo cuidamos nosotros, no sea que se le vaya a olvidar a ese Dios que tanto quieres. 


Esto tampoco es lo peor de todo, el gran bombazo viene a mitad del libro, Nacho será esta vez el protagonista de la historia. No os voy a contar de qué trata porque os arruinaría el libro pero solo diré que con lo que le pasa a Nacho vemos la moraleja que quiere transmitir la autora, que la familia no es quién diga tu sangre sino quien te apoya, te ayuda en los momentos complicados, llora y ríe contigo. 

Realmente no me esperaba nada de lo que pasó en el libro, cada página era una nueva sorpresa y como siempre, no ha decepcionado. Lo que le pasa a Nacho me ha abierto las ganas de saber más y de conocer, es algo como otra cosa cualquiera y en la mayoría de los casos juzgamos sin saber, eso es lo peor. 


—Tú también estás enfermo, ¿verdad? — Él asintió, y la mujer, en un tierno gesto, le cogió la barbilla y añadió—:Lucha. Lucha como lo hace mi nieto. El mundo es de los luchadores. 


Otro protagonista que conseguirá meterse en el corazón de Alba es Víctor, le conocerá gracias a lo que le pasa a su hermano aunque ya se conocían antes, es un encuentro amargo pero aún así nos cautivará.

Como siempre, la narrativa y los diálogos de la autora me han encantado, es cierto que suelo leer de esta autora otro tipo de novelas donde hay mucha ironía, humor, sarcasmo… pero tengo claro que me ha encantado leer este libro y espero que si lo leéis también sea un gusto para vosotros. 

Espero que os haya gustado. ¡Feliz día!




Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...