lunes, 8 de agosto de 2016

Glow


Título: Glow
Título original: Glow
Autor: Ned Beauman
Editorial: Alba Contemporánea
Serie: Autoconclusivo
Número de páginas: 305

Sinopsis:
Raf, un joven londinense que se gana la vida en una emisora pirata y paseando a una mascota, malvive entre éxtasis, fiestas nocturnas en lavanderías after hours y restaurantes baratos de comida asiática. También ha probado el glow, la nueva droga birmana. La súbita desaparición de su amigo Theo, el dueño de la emisora, desencadena una acción desenfrenada, que va desde el sur de Londres hasta una oscura aldea de Birmania y que engancha desde las primeras páginas. Una trama densa por la que se circula, sin embargo, con ligereza. De lo absurdo, de lo marginal y miserable se levanta todo un edificio narrativo de una enorme riqueza de discurso, original como pocos por lo muy alejado de los tópicos y estándares del romanticismo cinematográfico de la segunda mitad del siglo XX, no menos noble que éstos y desde luego más auténtico.
A todo ello se une el sofisticado humor del Ned Beauman que ya conocíamos de El accidente del teletransporte publicada por Alba en 2013.

Autor:
Ned Beauman nació en Londres en 1985 y vive en Nueva York. Colaborador de diversas publicaciones como The Guardian, Esquire o The Literary Review, ganó en 2010 el Premio del Gremio de Escritores Británicos y el Premio Goldberg para primeras novelas con Boxer, Beetle.
En 2012 El accidente del teletransporte fue finalista del Premio Man Booker, además de Libro del Año para The Observer, The Daily Telegraph y The Evening Standard. En 2013 el autor ha sido seleccionado por Granta como uno de los 20 mejores jóvenes novelistas británicos de la década.


Primero quiero agradecer a la editorial Alba por enviarme un ejemplar de este libro y hacer posible esta reseña.


No tenía pensado leer este libro antes que El accidente del teletransporte ya que este último es el que le dio la aclamada fama a su autor pero Glow me llamó la atención desde el principio, ya sea por su nombre o por su portada, preciosa.
No sé que me esperaba, al leer la sinopsis y ver que glow era una droga pues me esperaba una novela basada en eso, en el consumo de glow, pero no. 



—¿Quieres una taza de té?
—Sí, pero creo que me voy a poner a llorar de un momento a otro. 
Raf se encoge de hombros.
—Vale.

Esta historia tiene mucha más trama escondida bajo la droga, la de la sumisión o la liberación de un país. Las drogas dan una cantidad enorme de dinero y depende de para que se utilice puede ser algo bueno o por el contrario utilizarlo de mala forma y hacer de esas ganancias un peligro.


No menos extraño le resulta que Cherish parezca decidida a tratar su amígdala cerebral como su fuese un vértice sin ley del Triángulo Dorad, limpiándola de oxitocina con alcohol del mismo modo que un tipo del narcotráfico rocía de grifotas un campo de amapolas. 

El protagonista principal es Raf, no nos cuenta la historia ya que en todo momento hay un narrador en tercera persona omnisciente por lo que aunque sepamos lo que piensa cada uno y lo que sienten, el autor hace que sea un poco más impersonal y que no nos identifiquemos tanto con los personajes. Su mejor amigo es Isaac con quien comparte el vicio con las drogas y por último tenemos a Theo, compañeros todos de una cadena de radio. El problema es cuando Theo es secuestrado y empiezan a sospechar y descubrir el negocio que subyace los secuestros esporádicos pero no por ello poco premeditados. 



—Podemos estar así, abrazados, el tiempo que quieras, pero yo no me puedo dormir cuando siento cómo le late el corazón a la otra persona. Además la postura no es ergonómica; todo el mundo lo sabe, pero nadie quiere reconocerlo. 


En ese momento Raf e Isaac comenzarán a dar palos de ciego, hablando con unos y con otros intentando descubrir qué significan las furgonetas blancas que están secuestrando a personas en plena calle. 
Los círculos que se mueven son peligrosos y en la primera escena vemos a Raf conociendo a una chica Cherish que será otro de los protagonistas principales.
Ambos viven una historia de amor complicada aunque no os diré porqué ya que os desvelaría la trama. 

A veces ha sido un poco monótona la manera de explicar las cosas pero al mismo tiempo era todo tan técnico que no podía más que quedarme perpleja al ver como pueden hablar personas en situaciones normales e incluso hablando de drogas, de la manera en que lo hacen, esas conversaciones, os aseguro, no tienen desperdicio. 


Todos los polvos que he probado en las aves eran tan blancos como amargos: metérselos era tomar matarratas. La superficie de las cosas no dice nada. Una dirección de correo anónima, una pastilla, el candado en la puerta de un almacén, la mirada alegre de una chica: hay que averiguar lo que hay detrás, cruzar a ciegas al otro lado con la esperanza de no encontrar un vacío que te atrape.

Lo que más me ha gustado ha sido el final, hay como un doble final pero le he cogido especial cariño a Raf y ha sido el final que le atañe a él el que más me ha gustado. Raf es un chico complicado no solo por el consumo de drogas sino que también sufre un trastorno de sueño que hace que su ciclo diario sea de 25 horas en lugar de 24, por esto lleva unos horarios extraños, me ha parecido muy curioso este trastorno y de hecho en un momento de la historia lo usa para no dormir durante 30 horas, increíble. 

Espero que os haya gustado. ¡Feliz día!



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...