viernes, 23 de octubre de 2015

Orgullo y prejuicio

Tenía muchas ganas de hablaros de este libro y por fin ha llegado el momento.



Título original: Pride and prejuice
Autora: Jane Austen
Editorial: Anaya
Serie: Libro único
Número de páginas: 358

Sinopsis:
En la Inglaterra rural de finales del siglo XVIII, el hogar de los Bennet, una familia con cinco hijas casaderas, se verá alterado con la llegada de un rico y atractivo joven, Charles Bengley, acompañado de su mejor amigo, Darcy, aún más rico y apuesto que él, pero de carácter orgulloso y altivo. A Elisabeth Bennet, joven alegre, sencilla y de fuerte temperamento, Darcy le resultará insoportable... Pero a medida que se van conociendo, se irán limando tanto la actitud orgullosa de él como los prejuicios de ella. A su vez, Jane, la mayor de las hermanas, y Bengley se siente atraídos desde el primer momento. A los protagonistas se unen una galería de personajes, magistralmente caracterizados por la autora, que atrapan al lector en una red de malentendidos, y situaciones cómicas y dramáticas. 

La autora:
Jane Austen (Steventon, 1775-Winchester, 1817) fue la séptima de ocho hermanos nacidos en el seno de una familia de la burguesía agraria británica. Su padre era párroco de Steventon y, además, daba clases particulares a alumnos que residían en la casa familiar, algo habitual en la época. Quizá por esta razón, tanto ella como el resto de sus hermanos, recibieron una educación «liberal» y alejada de las costumbres generales de su sociedad. Además de este ambiente familiar propicio, Jane tenía talento, y vocación de escritora desde muy temprana edad. Se conservan multitud de cuadernos de notas en donde realizó sus primeras composiciones. Su obra se caracteriza por la descripción de las costumbres sociales de su entorno y época, la ironía con las que las presenta, la profundidad y sutileza de la descripción psicológica de sus personajes y su firmeza moral. De sus novelas destacamos, además de Orgullo y prejuicio, Sentido y sensibilidad (también traducido como Sensatez y sentimiento) y Emma.

Muchas gracias a Anaya por enviarme este ejemplar.


Este es un libro que tenía muchas ganas de leer, lo empecé en verano pero lo tuve que dejar porque no podía tenerlo más tiempo en mis manos aún así me apunté las frases que me gustaban y el capítulo por el que iba. No me sirvió de mucho puesto que cuando lo continué me fui dando cuenta de que no me acordaba de muchas cosas y no seguía la historia ¿sabéis lo que tuve que hacer? empezármelo otra vez, sí, pese a que ya llevaba más de cien páginas decidí releerlo. 
Estoy más que contenta con mi decisión porque a partir de ahí lo fui entendiendo genial también he de confesar que me apoye en la película, ya haré una observación sobre ella pero me ha encantado y sobre todo me ha ayudado a poner cara a los personajes que más me descolocaban.



Es una verdad mundialmente reconocida que un hombre soltero, poseedor de una gran fortuna, necesita una esposa.

Elizabeth es la segunda de cinco hermanas, un par de ellas algo  destartaladas y locas, a excepción de Jane su hermana mayor que es muy tranquila y Mary la última que solo intenta diferenciarse de Kitty y Lydia con los estudios y la adquisición de tantos conocimientos como pueda. 


—Sus conjeturas son totalmente equivocadas. Mi mente estaba ocupada en cosas más agradables. Estaba meditando sobre el gran placer que pueden causar un par de ojos bonitos en el rostro de una mujer hermosa.

Viven en un pequeño pueblo y todo lo que ocurre se sabe, como en cualquier pueblo. El primer cotilleo del que somos parte es de que un joven que gana cinco mil libras ha comprado una casa cercana a la de la familia de los Bennet. La Sra Bennet es despreciable, no le importa más que, que sus hijas se casen con gente rica y hablar de los demás sin fundamento. Es un personaje muy conseguido y que realmente cumple su función, le acabas odiando. 


—Tienes una triste alternativa ante ti, Eizabeth.  Desde hoy en adelante tendrás que renunciar a uno de tos padres. Tu madre no quiere volver a verte si no te casas con Collins, y yo no volveré a verte si te casas con él.


El nuevo propietario de la casa es el Sr Bengley, un noble inglés que desde el principio caerá rendido a los encantos desinteresados de Jane. Su historia es muy importante para la principal pero aún así es secundaria. Acompañando a Sr Bengley están sus hermanas y Sr Darcy, un orgulloso y altanero hombre aún más rico que el primero.
La historia que ocupará toda nuestra atención es la de Sr Darcy con Elizabeth, ambos son muy obcecados y orgullosos pero la historia nos muestra cómo poco a poco las primeras impresiones cambian a mejor. 


No la defiendas porque sea Charlotte Lucas. Por una persona en concreto no debes trastocar el significado de principio y de integridad ni intentar convencerte a ti misma o a mí, de que el egoísmo es prudencia o de que la insensibilidad ante el peligro es un seguro de felicidad.


Elizabeth me ha parecido un personaje muy completo, teniendo en cuenta la época de la novela, ella es una mujer que se sale de los esquemas. Utiliza la ironía y el sarcasmo, se enfrenta verbalmente a cualquiera y su único propósito no es encontrar marido y mucho menos casarse sin estar enamorada. Desde este personaje es inevitable llegar a Sr Darcy, como he dicho muy orgulloso y  quedará sorprendido con la lengua tan atrevida de esa mujer. 

—Sí; la menor no tiene aún dieciséis años. Quizá es demasiado joven para haber sido presentada en sociedad. Pero en realidad, señora, creo que sería muy injusto que las hermanas menores no pudieran disfrutar de la sociedad y de sus amenidades, por el hecho de que las mayores no tuviesen medios o ganas de casarse pronto. La última de las hijas tiene tanto derecho a los placeres de la juventud como la primera. Demorarlos por ese motivo creo que no sería lo más adecuado para fomentar el cariño fraternal y la delicadeza de pensamientos.



He de confesar que es él mi personaje favorito, creo que la autora ha reflejado muy bien la transición que sufre gracias a Elizabeth desde el comienzo de la novela hasta el final. También es gracias a él que vemos como e orgullo aunque en exceso sea algo malo también puede hacer cosas por ti, y cómo se diferencian las personas educadas en un ámbito o en otro. Él se encuentra con que nadie es capaz de rebatirle nada ni enfrentarse a él pero eso no pasa con Elizabeth, desde el primer momento se llevarán de cabeza porque es ella la que siempre ríe y utiliza cualquier excusa para argumentar contra él, siempre desde su ironía.


—He luchado en vano. Yo no puedo más. Soy incapaz de contener mis sentimientos. Permítame que le diga que la admiro y la amo apasionadamente.


La novela trata muchos temas no solo el amor aunque para mí es el que mueve el resto de las acciones, también se ve lo preocupadas que estaban las mujeres por conseguir marido, el odio de unas mujeres a otras por un hombre y también lo orgullosos que a veces son estos últimos. Eso lo vemos muy bien con Sr Wickham, ya le conoceréis. 


—Sí—replicó Darcy, sin poder contenerse por más tiempo—, pero eso fue cuando empecé a conocerla, por que hace ya mucho meses que la considero como una de las mujeres que ha visto.


Es cierto que es una historia bastante simple pero hemos de tener en cuenta que esto es la base de lo que leemos hoy en día. De todos estos autores de la literatura más antigua es de donde provienen las ideas de las novelas de hoy en día. Me parece algo increíble y creo que definitivamente hay que leer algunos si no es todos los clásicos y este no puede faltar.

Por desgracia fui hijo único durante varios años, y mis padres, que eran buenos en sí, particularmente mi padre, que era la bondad y el amor personificados, me permitieron, me consintieron y casi me encaminaron hace el egoísmo y el autoritarismo, hacia la despreocupación por todo que no fuese mi propia familia, hacia el desprecio del resto del mundo o, por lo menos, a creer que la inteligencia y los méritos de los demás eran muy inferiores a los míos. Asó desde los ocho hasta los veintiocho años, y así sería aún si no hubiese sido por usted, amadísima Elizabeth. Se lo debo todo. Me dio una lección que fue, por cierto, muy dura al principio, pero también muy provechosa. Usted me humilló como convenía, usted me enseñó lo insuficientes que eran mis pretensiones para halagar a una mujer que merece todos los halagos. 
—¿Creía usted que le iba a aceptar?
—Claro que sí. ¿Qué piensa usted de mi vanidad? Creía que usted esperaba y deseaba mi declaración.

Algo totalmente lógico que me ha pasado con esta novela es que es un poco complicada de leerla, porque es una manera de hablar bastante antigua y hay cosas que se nos pueden hacer más pesadas o incluso no entender nada, a mí me paso. Y fue ahí cuando decidí ver la película para enterarme bien, ya os haré una reseña porque también me gustaría comentarla.




Espero que os haya gustado. ¡Feliz día!



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...