viernes, 29 de julio de 2016

Conjuro de Luna



Título original: Scherbenmond
Autor: Betina Belitz
Editorial: Anaya Infantil y juvenil
Serie: Saga ‘Ladrones de sueños’ #2
Número de páginas: 581

Sinopsis:
Lejos queda ya el verano en el que Elisabeth Sturm descubrió el peligroso mundo de los ladrones de sueños, el verano en el que se enamoró de uno de ellos. Hace meses que Colin desapareció, y Ellie sobrevive atormentada a un invierno que no quiere acabar nunca. Los días se suceden con monotonía, y por la noche tiene pesadillas que la dejan agotada. 
Para intentar pensar en otra cosa, Ellie se marcha a Hamburgo a ver a su hermano. Pero apenas lo reconoce: parece agotado y angustiado, como si quisiera ocultar algo. Cuanto más se introduce en el mundo de Paul más le invade a Ellie una sensación de amenaza, y de pronto ya no sabe en quién puede confiar. Ignora que su preocupación por Paul y su amor por Colin podrían herirla más que el peor de los sueños. 



Autora:
Bettina Belitz, nacida en 1973 en Heidelberg, se enamoró  enseguida de la magia de las letras y quiso plasmar sus propias historias en el papel. Tras sus estudios, trabajó como periodista hasta que convirtió su pasión de la juventud en su profesión. Hoy vive rodeada de caballos, ovejas, gatos y gallinas en un pueblo de cuatrocientos habitantes de Westerwald. En la naturaleza y el clima que la rodean, encuentra inspiración para escribir sus novelas.

—¿No la cree?
—Ni lo más mínimo.
—Entonces deje el tema tranquilo. No vuelva a hablar de ello, solo empeoraría las cosas. No puede obligar a las personas a creer en lo que no ven. Eso no ha funcionado nunca.


Primero tengo que dar las gracias a la editorial Anaya por haberme mandado un ejemplar del libro y hacer posible esta reseña. Después de esto, vamos a comenzar.

Esta es la segunda parte de una saga por lo que os dejo por aquí la reseña del primer libro para que no descubráis nada de este segundo libro. 

—Se ha movido algo—dije alarmada.
—Eso está dentro de lo posible.—La sonrisa de Colin se acentuó y pude notar el pulso en mis mejillas enrojecidas.
—No, no me refiero a eso—me apresuré a contestar—. La cabaña… ¿Estás seguro de que resistirá al temporal?
—La cabaña no me preocupa, Ellie. Me preocupas tú.


El libro continúa donde lo dejó su antecesor, no ha pasado el tiempo y de hecho nada ha cambiado. Continuamos con el tira y afloja entre Elisabeth y Colin aunque esta vez va a ser mucho más peligroso. Ellie ha perdido la pista de Colin ya que el se ha marchado intentando huir de Tessa pero nuestra protagonista no solo tiene ese frente abierto sino que su padre ha desaparecido y ella decide buscar a su hermano Paul, cuando le encuentra y se aloja con él se da cuenta de que ha cambiado mucho respecto a como era antes pero lo que no ha cambiado es la opinión de Paul, él no se creyó la historia de los demonios cuando su padre se la contó y ahora que Ellie se la repetía tampoco iba a convencerlo. Paul pensaba que su padre estaba loco y que ahora su hermana también, ella, para poder maquinar algún plan, le da a entender a su hermano que va a terapia y eso le salva algunas explicaciones. 

—Oh, Elisabeth, tu madre…—Sacudió la cabeza y se pasó la mano por el pelo ralo. Yo sabía lo que quería decir. Ella jugaba en otra liga. Como Grischa conmigo. Inalcanzable. Pero el señor Schütz no estaba al tanto de que su marido desaparecido era un media sangre y eso le había costado a ella el sueño, año tras año, día tras día. Quizás ahora había superado su pena tan deprisa que tenía ganas de liarse con un pedagogo separado y con alopecia que no tuviera nada de mágico.

Pero esto no es todo, descubriremos de nuevo a Colin, en un nuevo lugar y nuevo trabajo pero su amor seguirá intacto. 

Ellie descubre lo que va a ser el pilar fundamental de este libro, Paul está siendo víctima de un demonio que le está dejando sin sueños y sin felicidad. Por esto, deberán actuar rápido antes de que pueda morir o quedarse vacío por dentro. Esto volverá a unir a Colin y Ellie pero de una manera extraña ya que si Colin se acerca demasiado a su vida con Paul el demonio podría descubrir que hay otro demonio acechando y matar a su víctima y a quién se encuentre por medio para que no pueda hacerse con su presa. 

Mi valiente reina de corazón helado:
Cuando leas estas líneas yo estaré volviendo a mi isla para ocuparme de mis pájaros.(¡Ja! Debido a mi avanzada edad conocía el chiste desde hacía mucho, mucho tiempo, pero en tu boca tenía una gracia totalmente nueva, aunque puede ser destructivo para el ánimo. En las personas al menos. A mí no puede destruirme nada si tú estás sentada en mi regazo medio desnuda y con mi camisa gastada.)

A todo esto añadimos un nuevo protagonista que no estaba tan presente en la primera entrega, Tillmann. Él acompañará a Ellie durante su travesía y la ayudará en todo lo que pueda, de hecho, creo que tiene mucho peso en esta saga, tanto el personaje en sí como las acciones que gracias a él se hacen.  
Mi opinión del libro ha sido buena, claro. Es una saga que me ha gustado mucho tanto por su trama como por lo inesperado, no me esperaba leer todo esto cuando pedí el primero, me ha sorprendido muy gratamente. Pero bien es verdad que este segundo me ha costado más leerlo, quizá hay mucho más texto descriptivo y a mí eso me relentiza en la lectura. Y otra cosa que quería destacar es el final ya que creo que deja varios cabos sin atar, se resuelve de alguna manera pero creo que se podría añadir un capítulo más explicando lo que ha ocurrido y lo que ocurrirá después ya que por lo que he leído no hay más entregas, esto se queda por tanto en una biología. 


¿Debo ponerme algo por encima?—pregunté con timidez.
—Sería una lastima, pero me parece razonable. 


Pese al final, aunque he de decir que últimamente me resulta difícil encontrar finales a mi medida, es una saga que recomiendo muchísimo ya que no solo hay amor, también mucha acción, misterio y sorpresas. Creo que no había leído antes ningún libro con relación a los sueños y a lo importantes que pueden llegar a ser pero este ha cubierto las carencias ya que, gracias a Colin, conseguimos entender lo que pueden hacer y todo lo que pueden influir en nosotros y en nuestro entorno y sobre todo, la importancia de tenerlos para ser feliz. 



Yo no pensaba en sexo ni en vivir juntos ni en tener niños. No, yo solo quería que me protegiera, que se pusiera delante y detrás de mí cuando hiciera falta, y a veces también cuando no hiciera falta. Que creyera en mí. Que conociera mi cara verdadera y le gustara y que me considerara también especial. Que yo le pareciera guapa. Que no pudiera besar a otra chica sin pensar en mí… Que todos vieran que algo mágico nos unía. Que me protegiera de los chismorreos de mis compañeras de clase. En mis sueños era así.


Espero que os haya gustado. ¡Feliz verano!




Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...